Enrique Fantova Puyalto: Director Técnico de Carnes Oviaragón SCL

FARPE ( Federación Aragonesa de Razas en Peligro de Extinción) ha organizado este próximo Viernes 1 de Octubre una charla técnica a las 19:30 en el salón de actos del Recinto Ferial de la localidad de Cedrillas (Teruel) con el tema central de  “¿Que estamos haciendo en la utilización del ganado para la prevención de incendios en nuestros montes?”. Cada verano miles de hectáreas de nuestros bosques aragoneses (en el año 2009 más de 22.000 Ha., la mayor parte en Teruel)  repletas de vegetación seca son arrasadas por el fuego y otras muchas más corren este riesgo. Nuestra sociedad debe de ser consciente del papel que hoy ejerce y que pueden ejercer con una buena gestión en el bosque nuestros rebaños.

Hay que limpiar las toneladas de hierba seca que se acumulan en los bajos de nuestros bosques y que suponen un riesgo de incendio con sus consecuentes graves daños económicos (el Instituto nacional de Estadística (INE) los cifra en 500 millones de euros anuales calculados en el periodo 1995-2008) y medioambientales;  y esta gestión no se puede hacer solo desde un despacho con mapas y teoría; sólo en Aragón tenemos más de 6000 rebaños de ovino, caprino y vacuno que los podemos convertir en autenticas patrullas de limpieza durante los meses claves de mayo y junio en los entornos que se determinen de interés de una forma planificada y voluntaria y con una contraprestación económica al trabajo realizado a la sociedad.

Poco a poco administraciones locales, comárcales, autonómicas y nacionales van dando tímidos pasos en esta dirección.

Hay que reeducar al hombre para el medio rural no solo para la ciudad. Hay que aprovechar ese enorme legado cultural con el que se gestionaba la vida en nuestros pueblos integrando naturaleza, hombre, animales y paisajes.

Debe surgir una universidad nueva que forme a profesionales ingenieros, ganaderos, forestales, agricultores, veterinarios en contacto desde su niñez con las comunidades de hombres y animales que viven de sus tierras y montes.
En estos momentos donde el desempleo está afectando de una forma sangrante a nuestra sociedad, quizás sea un buen tiempo para replantearnos una gestión más adecuada de los montes públicos.

Nadie entiende como cuando un bosque se quema aparecen empresas interesadas por una madera casi gratuita y que un árbol vivo y vigoroso carezca de valor comercial, nadie entiende las políticas de repoblaciones que se llevan a cabo.

Desde las cooperativas, desde las asociaciones que integran a ganaderos, desde las distintas administraciones  podemos revitalizar el medio rural con “el comunal”; estimulando a la gente para que se organice, penalizando el abandono de nuestros campos y montes, apoyando el aprovechamiento de los mismos, preparando a los habitantes de nuestros pueblos para los usos en común.

Tal y como nos recuerda nuestro casi centenario y  sabio Doctor D. Pedro Monserrat Recoder , uno de los maestros más reconocidos de la botánica ibérica y perfecto conocedor del papel del ganado en los bosques y el pasto: “Conviene ser humildes, conocer el estado natural con sus estrategias tan maravillosas, meditar mucho nuestras acciones, y pensar constantemente, casi con pasión, en el mundo que dejaremos a nuestros hijos”, por esto que esta en nuestras manos debemos aprovechar bien esta riqueza cultural heredada. Debemos despertar ya para evitar esta manera suicida de abandonar nuestros pueblos.

Anuncios