Fuente: Heraldo de Aragón

Dos incendios arrasaron ayer unas 123 hectáreas de cultivo en Los Monegros y la Hoya de Huesca, y pusieron en alerta a los servicios de emergencia de media provincia. El primer fuego, que comenzó al paso de un tren por la vía que une Zaragoza con Lérida, quemó todas las márgenes y algún que otro campo de cereal a lo largo de los 18 kilómetros que separan Torralba de Aragón de la estación de Poleñino. Además, obligó a suspender tres trenes que realizan el trayecto entre Zaragoza y Lérida, y cuyos viajeros tuvieron que ser trasladados en autobuses.

En el segundo, detectado en la zona de La Sotonera y que quemó unas 120 hectáreas, las llamas comenzaron en un campo de cebada que propició que se propagara rápidamente por las tierras de labor de Ortilla.

Medio Ambiente movilizó hasta cinco helicópteros, siete cuadrillas terrestres y una decena de agentes de protección de la naturaleza. Además, acudieron en ambos casos, bomberos de los parques de Almudévar, Ayerbe, Gurrea de Gállego y Huesca. También agricultores de los pueblos cercanos sacaron los tractores para impedir el avance del fuego, que al cierre de esta edición quedó controlado, según informó el Gobierno aragonés.

La primera alerta se produjo en Torralba de Aragón a las 16.00. Pronto surgieron nuevos focos a lo largo de la vía. “Hemos contado ocho entre Torralba y Grañén. Y desde ahí hasta Poleñino nos han dicho que había cuatro más”, relataron fuentes de Protección Civil de la comarca de la Hoya.

No obstante, los primeros en llegar fueron los agricultores y ganaderos de la zona. “El de esta granja -comentó un vecino de Frula señalando una explotación cercana a la vía a su paso por Valfonda- ha sacado una cuba y se ha puesto a apagar las llamas”. Su compañero añadió: “Y también ha venido otro con una pala telescópica y ha echado tierra sobre el fuego para que no se quemara el trigo”. Otros no tuvieron tanta suerte y alguna que otra tierra, sembrada de cereal, ardió. Y es que muchos de los campos que rodean la vía están todavía sin cosechar ya que las intensas lluvias de las últimas semanas han retrasado 15 días estas labores agrícolas.

El susto fue tremendo para muchos agricultores. “Las llamas han llegado a la valla perimetral de la explotación, que tiene 1.500 animales. Ha sido horrible porque el calor era agobiante dentro”, relató Benjamín Rodríguez, propietario de una explotación porcina de Valfonda.

Cuando el fuego parecía estar controlado, sobre las 18.30, comenzó otro incendio en tierras de cultivo de Ortilla situadas muy cerca del pantano de La Sotonera. Muchos de los efectivos que sofocaban los últimos rescoldos junto a la vía se desplazaron al nuevo incendio, como los cinco helicópteros de Medio Ambiente o los bomberos de Almudévar.

El Gobierno de Aragón no especificó cómo comenzaron las llamas, aunque según explicaron testigos presenciales el fuego se inició en un campo de cultivo. La voz de alarma la dio el vigilante de Medio Ambiente que ocupa la torre de observación de Loarre.

Las llamas se propagaron rápidamente por los campos de cultivo del municipio Lupiñén-Ortilla y, según los efectivos de emergencia, arrasó 120 hectáreas.

Al cierre de esta edición, según explicaron fuentes de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, tanto el incendio junto a la vía como el de Ortilla quedaron “controlados”, aunque estaba previsto que en este último dos retenes, varios agentes de protección de la naturaleza y dos autobombas se que- daran de guardia durante la noche.

Anuncios