Con la iniciativa, Medio Ambiente pretende frenar los incendios forestales


El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, participó ayer por la mañana en la plantación de una zona afectada el verano pasado por el incendio de Aliga-Ejulve. Durante la jornada, el responsable ha aprovechado para presentar la campaña iniciada por el Gobierno de ARagón Contra los incendios, siempre alerta, con la que se pretende sensibilizar a la población para evitar fuegos forestales.

La repoblación ha sido impulsada por los ayuntamientos de Villarluengo y Pitarque y en ella participaron unas 70 personas, entre escolares, el centro de educación de adultos y vecinos de ambos municipios.

La repoblación se ha llevado a cabo en la Masía Punchaburros, en el término municipal de Villarluengo, en la comarca de Maestrazgo. Se trata de una zona en la que se está trabajando desde el Departamento de Medio Ambiente limpiando y retirando la madera quemada de la zona calcinada.

El Departamento de Medio Ambiente colaboró aportando 200 pinos del vivero de Santa Eulalia. De esta forma, se participa en una iniciativa que quiere servir para concienciar y sensibilizar sobre la importancia de conservar y mantener el medio ambiente y contribuir a los trabajos que está desarrollando el Departamento de Medio Ambiente en esta zona.

Como destacó el consejero, es fundamental apoyar experiencias de este tipo, que sirven para concienciar, sobre todo a los más jóvenes, de la importancia de cuidar el medio ambiente. Es la riqueza y el patrimonio de estos pueblos y debemos trabajar por recuperarlo.

El consejero recordó también que debe extremarse la prudencia a partir de ahora que comienza la época de mayor riesgo de incendios. “Todos debemos colaborar y tomar precauciones para evitar los incendios forestales. Y una de las maneras es respetar la prohibición de hacer fuego y, otra, y no menos importante, estar vigilantes ante cualquier incidencia o infracción que veamos”, dijo.

Así, el Gobierno de Aragón ha puesto en marcha una campaña de sensibilización con el objetivo de implicar a los ciudadanos, hacerlos partícipes y concienciarlos de la importancia que tiene cualquier acción individual en la prevención de los incendios forestales.

La campaña se apoya en una sola imagen, un bosque, sobre la que se superpone el lema Contra los incendios, siempre alerta. Prevenir los incendios forestales depende de todos.

Fuente: Diario de Teruel 15/05/2010

Anuncios