El Gobierno de Aragón invertirá 21,5 millones de euros hasta el año 2017 en la restauración forestal del incendio de Aliaga-Ejulve, que se declaró el 22 de julio de 2009 y arrasó 7.301 hectáreas entre los términos municipales de Ejulve (2.893 Ha), Aliaga (2.480 Ha), La Zoma (1.017 Ha), Villarluengo (694 Ha), Cañizar del Olivar (210 Ha) y Castel de Cabra (7 Ha). Esta cantidad supone el 40% de las inversiones (52 millones de euros en total) que realizará el Departamento de Medio Ambiente para paliar los daños forestales producidos en toda la región a causa del fuego.
El director general de Gestión Forestal del Gobierno de Aragón, Alberto Contreras, presentó las medidas ayer en Ejulve a los ayuntamientos implicados en este foco, y destacó “los esfuerzos presupuestarios realizados por el Departamento de Medio Ambiente porque no son años para hacerlos, pero hemos considerado prioritario invertir en las zonas que se incendiaron en 2009 para que el monte vuelva a ser lo que fue en su momento”.

Contreras dijo que las inversiones afectan a la retirada de la madera, trabajos silvícolas y elaboración de fajinados para que el terreno no se erosione. Posteriormente, los técnicos forestales determinarán si con la regeneración natural es suficiente para la reforestación o si es necesario repoblar. Además, se acometerán labores preventivas como la habilitación de 30 kilómetros de cortafuegos. Veinte de estos kilómetros formarán parte de una red básica y el resto de una red secundaria, con la que se pretende compartimentar las superficies forestales de manera que se eviten masas continuas de más de 2.500 hectáreas, además de ampliar las zonas de seguridad para las cuadrillas de extinción. “Este tipo de actuaciones las tenemos que hacer para que en el momento en el que haya un conato, apagarlo rápidamente y que no vaya a las dimensiones del año pasado”, dijo el responsable.

Este año también se repararán tres balsas que quedaron dañadas por efecto del fuego y se creará un nuevo punto de agua en La Zoma para facilitar el abastecimiento de helicópteros y autobombas y agilizar el trabajo del operativo de extinción.

Entre las anualidades 2009-2010 está previsto invertir un total de 7.643.105,84 euros, y hasta 2017 se gastarán los 13.870.690,14 euros restantes. En el año 2009 ya se invirtieron 433.089,06 euros, que sirvieron para que las cuadrillas de Sodemasa actuaran en 74 hectáreas, casi todas en Aliaga. En cuanto a los aprovechamientos madereros, los Ayuntamientos de Ejulve y La Zoma han licitado sendas zonas de monte público municipal para que empresas privadas saquen partido energético o carpintero a la madera quemada.

Masías de Ejulve

Medio Ambiente también desarrollará actuaciones específicas en el Espacio Interpretativo de las Masías de Ejulve, que se vio afectado parcialmente por el incendio. En concreto, este año se crearán dos kilómetros de nuevos senderos, se mantendrán y repondrán los miradores dañados y, en las zonas afectadas por el fuego, se adaptarán las infraestructuras pedagógicas y de interpretación del medio natural a la nueva realidad, explicando los nuevos ciclos biológicos que surgen y se desarrollan en zonas incendiadas.

Además, se reforzará la labor de información con la ampliación del periodo estival de apertura del centro logístico en todos los puentes vacacionales, y se incrementará la oferta de visitas guiadas y las actividades de educación ambiental.

“No se abandonó el incendio”

Preguntado por la prensa por los motivos que obligaron al Gobierno de Aragón a dejar en un segundo plano el incendio de Aliaga el 22 de julio de 2009, Contreras señaló que “en ningún caso se dió por perdido”, ya que en menos de 30 minutos estuvo el primer helicóptero en la zona, y a partir de ahí se fueron enviando los medios dependiendo de las necesidades. En ningún caso hubo abandono”. Sin embargo, el Director General de Gestión Forestal dijo que “a nivel técnico hay momentos en los que el fuego está fuera del alcance de la extinción, ya que por mucha agua que echen los aviones es tanta la fuerza del fuego que se evapora. Cuando hay ocho incendios a la vez, hay que rentabilizar los medios y hacer que trabajen en otros sitios”. En la reunión de ayer hubo momentos de tensión cuando se tocó este asunto.

Los alcaldes apuestan por el monte como sector dinamizador. Piden un programa global que cree empleo en la zona.

Los alcaldes afectados por el incendio de Aliaga-Ejulve solicitaron ayer al Gobierno de Aragón que el plan de restauración forestal se convierta en un plan integral que implique a varios departamentos del ejecutivo autónomo, y que promueva la restauración y conservación del medio forestal como sector dinamizador económico de la provincia de Teruel.

“Los ayuntamientos hemos pedido a Contreras que el Gobierno de Aragón valore la situación social de la zona respecto al empleo”, dijo el alcalde de Ejulve, José Manuel Salvador. “En los últimos días hemos recibido multitud de solicitudes para trabajar en la restauración forestal, por lo que pedimos cierta coordinación interdepartamental para abordar un plan más global”.

El objetivo sería involucrar a Agricultura para trabajar la contribución ganadera en la prevención de incendios; a Industria para abordar la implantación de una planta de biomasa en la zona para sacar provecho a la madera quemada (iniciativas privadas ya se han dirigido al Departamento de Medio Ambiente, pero no se deciden por la escasa viabilidad económica); y con Economía tratarían de que el INAEM valorara la posibilidad de crear talleres de empleo y bolsas de trabajo para el monte con una formación adecuada. “Sería bueno crear expectativas laborales de 12-18 meses ante la situación de crisis actual”, dijo Salvador.

Por otra parte, los alcaldes solicitaron una jornada técnica a Contreras en las que abordar problemáticas específicas de la restauración de las zonas quemadas, contando con la participación de especialistas pero también de agentes locales con gran experiencia y conocimiento del territorio. El Director General recogió el guante y en breve podría haber fecha para esta reunión.

En cuanto a la prevención de incendios, a los alcaldes les parecieron bien las balsas y los cortafuegos planificados, aunque piensan que este paquete de medidas no supone un plan global de prevención. Consideran que, tal y como recogen las conclusiones de la última asamblea de la Plataforma Ciudadana “Nuestros montes no se olvidan”, sería conveniente incluir en el plan actuaciones relacionadas con la protección y conservación de la biodiversidad forestal no afectada por el fuego, que forma parte importante del patrimonio natural de la provincia y está directamente relacionada con las problemáticas del medio rural (ordenación de montes, despoblación, etc.)

Excursión reivindicativa el 24 de abril

El sábado 24 de abril tendrá lugar una marcha reivindicativa por la sierra de Majalinos organizada por la plataforma ciudadana “Nuestros montes no se olvidan”. La excursión recorrerá espacios dañados por el incendio en varios términos municipales afectados y como muestra de solidaridad con La Cañadilla, barrio de Aliaga en el que ardieron casas y corrales, los andarines comerán allí.

Fuente: Diario de Teruel 14/04/2010

Anuncios