PRESENTADO EL PLAN DE RESTAURACIÓN AMBIENTAL DE ARAGÓN DE ZONAS INCENDIADAS

Recuperar la superficie quemada costará 52,7 millones de euros. El Departamento de Medio Ambiente presenta las medidas en todo Aragón. Más de 500 personas trabajarán este año en el plan que se extenderá hasta 2017

Técnicos del Ejecutivo Autonómico explicarán las actuaciones en el territorio.

REDACCIÓN / Teruel
Más de 500 personas trabajarán este año en la recuperación de las zonas afectadas por los grandes incendios forestales que se produjeron el pasado verano en Aragón y que afectaron en buena medida a la provincia de Teruel. El Departamento de Medio Ambiente presentó ayer las medidas que se van a tomar en los próximos años para la recuperación ambiental de las zonas afectadas, que tendrán un coste estimado de 52, 7 millones de euros en toda la Comunidad Atuónoma.

El director general de Gestión Forestal, Alberto Contreras, explicó que el objetivo del plan es la restauración de la cubierta vegetal y de las masas forestales – 22.083 hectáreas afectadas, 18.864 de ellas forestales – para que cumplan sus funciones ecológicas, ambientales y económicas.

Contreras, que recordó las condiciones meteorológicas extremas que se dieron en los meses de julio y agosto de 2009 y que desencadenaron los siniestros, informó de que una vez valorados los daños, se estima en 52,7 millones de euros el coste de las actuaciones de restauración forestal y medioambiental en las zonas afectadas por estos grandes incendios.

Las actuaciones de limpieza, que ya se iniciaron en 2009 con un Plan de Choque, continúan este año, en el que trabajarán unas 500 personas en labores de retirada de madera y limpieza de montes, entre personal de las cuadrillas, trabajadores de la empresa pública TRAGSA, de las empresas extractoras de madera y personal de coordinación.

En concreto, la valoración incluye los fuegos de Fayón, Morés, Aliaga-Ejulve, Valdeltormo, Alloza, Cedrillas-Corbalán, Mazaleón, Los Olmos-Alcorisa, Jaulín-Valmadrid, Valtorres y San Gregorio. De las 22.083 hectáreas calcinadas, 18.864 de ellas son forestales y 3.218 no forestales.

En dos fases

El Departamento de Medio Ambiente, explicó Contreras, ha programado un conjunto de actuaciones prioritarias a desarrollar en el periodo 2009-2017 que prevén una inversión de unos 39 millones de euros, que contarán con financiación del Gobierno de Aragón y del Gobierno Central a través de los Ministerios de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y el Ministerio de Defensa, y cuyos trabajos principales consistirán en la extracción de madera quemada y el fomento de la regeneración natural en montes de utilidad pública.

En una segunda fase 2012-2017 se prevé una inversión de unos 13 millones de euros. Esta segunda fase estará condicionada a la evolución de los trabajos de limpieza de montes de la primera fase y de la previsible capacidad de regeneración natural de los bosques. Este conjunto de medidas se han definido tras un exhaustivo trabajo técnico de valoración de daños por parte de los técnicos del Departamento de Medio Ambiente, y contando con las aportaciones de los municipios y entidades locales afectadas.

Plan de Choque

Los trabajos previstos en estos primeros años dan continuidad a las actuaciones del Plan de Choque puesto en marcha en septiembre de 2009 en el que ya se invirtieron 2,8 millones de euros, trabajando 180 personas en 25 cuadrillas para acometer las labores más urgentes de limpieza de montes.

A estos trabajos se suma la licitación de los aprovechamientos madereros, 8 de ellos en la provincia de Teruel. Estos trabajos tienen su continuidad en 2010, año en el que trabajarán unas 500 personas en total.

Actuaciones hasta 2017

Las actuaciones que van a llevarse a cabo hasta 2017 pueden separarse en dos grandes bloques que se enmarcan en medidas de limpieza, regeneración natural y creación de infraestructuras de prevención de incendios.

En función de la capacidad de regeneración de cada zona, a partir de 2012 se valorará la necesidad de repoblación dentro de la segunda fase. Entre las infraestructuras se incluye una red de 60 kilómetros de cortafuegos, sobre la que se apoyará una secundaria de 26 kilómetros para compartimentalizar la masa. Estas infraestructuras se completarán con la construcción y mejora de 15 puntos de agua que permitan el abastecimiento óptimo de los medios de extinción.

Fuente: Diario de Teruel 19/03/2010

Anuncios