Fuente: Heraldo de Aragón

EUROPA PRESS. Cantavieja (Teruel)
La Comarca del Maestrazgo instalará en cinco de sus municipios varias calderas de biomasa, que serán las primeras que se colocarán en la provincia de Teruel. Cantavieja, Pitarque, Iglesuela del Cid, Cañada y Castellote serán las localidades en las que se instalarán las calderas que forman parte de un proyecto piloto.

La iniciativa se enmarca dentro del Plan de Desarrollo Rural Sostenible de la comarca, cuenta con un presupuesto de 18.000 euros y está gestionada por Sodemasa, empresa pública dependiente del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón.

El presidente de la Comarca del Maestrazgo, Mariano Balfagón, explicó que el proyecto se presentó a todos los ayuntamientos, “y se envió un ingeniero a todos aquellos que estaban interesados para que valorase la viabilidad de la instalación”, que se llevará a cabo a lo largo de este año.

Dentro del Plan de Desarrollo también se contempla la construcción de una planta para aprovechar la biomasa de la zona y generar combustible, según dijo Balfagón. El proyecto de esta planta que podría fabricar astilla o pellets -un producto elaborado con biomasa y otros componentes- será conocido por los responsables de la comarca el próximo jueves, 11 de marzo.

Por el momento, las calderas que se instalarán en el Colegio público de Cantavieja, las escuelas y centro de día en Iglesuela del Cid, la Casa Consistorial y el edificio multiservicios de la Cañada, el Colegio de Pitarque y el Ayuntamiento de Castellote, podrán funcionar con las astillas que producen tres aserraderos próximos a la comarca, “y que también son elementos clave en el Plan de Desarrollo”, comentó el presidente de la comarca.

La instalación de la planta de fabricación de biomasa generaría empleo “para gente joven, contribuiría al desarrollo económico de la zona y ayudaría en la prevención contra los incendios” ya que la biomasa se genera, entre otros, con la maleza que se recoge en los bosques.

“Los jóvenes trabajarían limpiando los montes y esta biomasa se aprovecharía para generar combustible en la planta”, explicó el presidente comarcal, quien estimó que la planta podría suponer entre 20 y 30 puestos de trabajo. En la actualidad solo se aprovechan un 25 por ciento de los recursos forestales, afirmó Balfagón, por lo que la mayoría de ellos se desperdician. Con la utilización de la biomasa “se aprovechan para la creación de energía renovable”, añadió.

Las energías renovables son solo una de las líneas de actuación del Plan de Desarrollo Rural Sostenible de la Comarca. Por otra parte, se pretende fomentar la ganadería extensiva y apoyar los productos agroalimentarios de la zona, “sobre todo la ternera y el cordero”, manifestó el presidente.

Por último, el plan contempla el mantenimiento del paisaje a través de subvenciones a los ganaderos que quieran intervenir en sus tierras para realizar mejoras “como el arreglo de muros de piedra”, añadió. Asimismo, “queremos potenciar el sector turístico y poner en valor el patrimonio cultural de la zona”, concluyó Mariano Balfagón.

Anuncios