Fuente: El Periódico de Aragón

El fuego arrasó el verano pasado más de 10.000 hectáreas en Aragón, sobre todo en Teruel. Las promesas de ayudas de las administraciones no tardaron en llegar pero ahora, más de medio año después, alcaldes, agricultores y ganaderos lamentan que estas no se hayan materializado.

José Luis Lasheras, de UAGA, se mostró esta semana rotundo: “Más del 90% de los afectados se van a quedar sin nada”. El real decreto que regula estas compensaciones deja fuera en gran medida a los cultivos sin seguro agrario, del que carecen gran parte de las plantaciones de olivo y almendro –de las más afectadas–, por su baja rentabilidad. Por otra parte, Lasheras denunció que aún en los casos asegurados, las indemnizaciones iban a ser mínimas. “30 euros por olivo no compensa”, lamentó. A ello se suma la pérdida de pastos y las consiguientes pérdidas para los ganaderos.

El Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón puso en marcha medidas, con carácter de urgencia, de restauración forestal, en las que se han invertido dos millones y medio de euros y han participado 25 cuadrillas. El objetivo de estos trabajos es la reparación y el asentamiento del terreno. Las nevadas caídas este invierno han impedido también que los daños fueran mayores, al evitar la expansión de las cenizas por el agua, según recordó Lasheras. Sin embargo, las compensaciones siguen pendientes y los municipios denuncian la falta de información sobre las ayudas prometidas.

AYUNTAMIENTOS Los agricultores y ganaderos no son los únicos preocupados. Los alcaldes aseguran que todavía no han recibido nada para hacer frente a los gastos que les supuso acoger a los afectados. El primer edil de Alloza, Manuel Royo, explicó que el cobro –previsto para diciembre–, debería llegar este mes. Su homólogo en Valderrobres, Carlos Boné, lamentó que la respuesta de la administración es siempre la misma: “El mes que viene”.

Los alcaldes denunciaron la falta de información. “Se iba a aprobar el II Plan de restauración de grandes incendios y no sabemos nada, ni tampoco qué pasa con los pastos, por ejemplo”, enumeró el primer edil de Ejulve, José Manuel Salvador.

En la provincia de Zaragoza, el alcalde de Fayón, José Arbonés, relató que desde los ayuntamientos se envió información a la DGA sobre los afectados, que ha servido de poco. “No sabemos qué pasa con los particulares, parece que no hay más ayudas que las del real decreto, pero sin seguro no habrá nada”, reiteró. El desánimo es patente en las comarcas de Bajo Aragón – Caspe y el Matarraña, donde las consecuencias de los fuegos siguen muy presentes. “Quizá no hay dinero, o será que no nos corresponde nada más, pero se les hinchó la boca con las ayudas”, resumía el propietario de una finca.

Anuncios